Cómo separar la clara de un huevo

Hay muchas recetas donde te dicen que debes separar la clara de la yema del huevo, recetas que, a veces, acaban haciéndose de otro modo porque no se tiene mucha habilidad para cascar el huevo y separarlo bien (sobre todo si se te rompe la yema).

Nuestras madres nos dicen que, a la hora de cascar un huevo, no hay que ser brutos sino más bien delicados, romper la cáscara poco a poco para que quede algo como dos mitades que te ayudan después, pasando la yema de un lado a otro, e inclinando un poco, a hacer que la clara se vaya deslizando hacia otro recipiente.

Pero eso, para manos inexpertas, puede ser complicado. Por eso es que, uno de los gadgets de cocina que puedes usar para ello es un separador de claras y yemas. Hay de muchos tipos pero nos ha gustado el de la foto pues bien pudiera pensar otra persona que, al caer la clara por la nariz que tiene, está soltando «mocos».

El funcionamiento es bastante sencillo. Lo único que tienes que hacer es cascar el huevo en este recipiente, y con un plato debajo. No lo tires demasiado arriba para que no se rompa la yema dentro. Después es cuestión de ir moviéndolo un poco para que la clara se separe de la yema completamente y dentro solo te quede la yema. Mejor separados imposible.

Si no quieres comprar nada y buscas algo más barato y que puedas encontrar en casa, los coladores te pueden venir bien porque, cascando el huevo en un colador que no tenga demasiado pequeños los agujeros, podrá pasar la clara y dejar la yema separada con lo que conseguirás el mismo efecto. Es sí, ten cuidado de no moverlo mucho porque, como la yema es muy frágil, se puede romper fácilmente y entonces se te mezclará sin remedio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.