Cómo pelar una cebolla sin llorar en el intento

Cuando tienes que pelar una cebolla es cuando te echas a temblar, es eso o ponerte a llorar antes incluso de cogerla. Y es que pelar una cebolla, si nunca lo has hecho, supone ponerte a llorar inevitablemente… ¿o quizá no? Pues no, si quieres puedes evitar pelar una cebolla llorando así que toma nota de estos pequeños trucos que te van a venir bien.

Uno de los primeros trucos que podemos darte es el que la congeles un poco. No hace falta mucho pero con unos cinco minutos más o menos tendrás la oportunidad de trocearla después sin que derrames ni una gota de lágrimas con lo que será mucho más rápido todo (no tendrás que estar limpiándote para poder ver lo que haces con el cuchillo).

Otro truco que podemos darte es el de masticar un chicle. Según parece, si estas masticando un chicle o bien un trozo de manzana, si no te gusta mascar chicle, también ayuda a que no te pongas a llorar al pelar la cebolla. Este truco no lo he probado aún pero seguro que funciona (sobre todo el quid de la cuestión está en no acercarse demasiado a la cebolla en sí).

El último truco que se nos ocurre es el de echarle agua. Cuando ya la tengas pelada del todo prueba a echarle agua antes de abrirla y trocearla. Si lo haces rápido el agua mantendrá a raya el olor de la cebolla que es lo que hace que te pongas a llorar. Así que ya sabes lo que puedes hacer para que no llores.

Y es que la cebolla siempre es uno de los elementos que más problemas da en la cocina. Por eso es que también puedes encontrar gadgets que se encargan ellos de pelar la cebolla para que no tengas que sufrir innecesariamente.

Mas cosas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.